ESCURSIONES GUIADAS DE BIRDING, GUIDED BIRDING TRIPS

COMUNIDADES MÁS FRECUENTADAS EN NUESTROS VIAJES, USUAL COMMUNITIES OF OUR TOURS:
ASTURIAS
CANTABRIA
ARAGON
CASTILLA-LA MANCHA
CASTILLA Y LEON
EXTREMADURA
MADRID

lunes, 23 de septiembre de 2013

BIRDING Y TREKKING POR PICOS DE EUROPA DÍA 2. BIRDING AND TREKKING AT PICOS DE EUROPA. DAY 2.

VIAJES GUIADOS DE BIRDING, BIRDWATCHIN GUIDED TRIPS.

Hola de nuevo.

Como os prometí hoy os cuento nuestro segundo día de pajareo y senderismo por el Parque Nacional Picos de Europa.


En cuanto desayunamos salimos a disfrutar de las vistas desde el Hotel. En la imagen Peña Vieja con el Chalet Real a sus pies.


Unos cuervos (Corvus corax, Common Raven) estaban posados muy cerca nuestro.


También estuvimos mirando la Canal del Vidrio que desciende a la antigua mina de las Mánforas. Mientras observábamos el paisaje un alimoche común nos pillo desprevenidos por la espalda y se fue en la dirección en la que mirábamos.


Esta lavandera blanca (Motacilla alba, White Wagtail) se calentaba con el sol matutino.


Y aun sin haber salido del hotel, desde las mesas de la cafetería vi que por encima del Pico Valdecoro (1.763 m.) se acercaba algo que me pareció que no era un buitre sino un quebrantahuesos (Gypaetus barbatus, Lammergeier). Solo tuvimos que esperar un rato pues el ave venia directo a donde estábamos. Al final tenia razón y disfrutamos un montón.


En uno de sus cicleos delante nuestro se cruzó con Peña Vieja.


Nos imaginamos que era el quebantahuesos (Gypaetus barbatus, Lammergeier) reintroducido el año pasado y le deseamos buena suerte.


La luna estaba espectacular.


Ya de camino hacia la Horcadina de Covarrobres pudimos ver varios bisbitas alpinos (Anthus spinoletta, Water Pipit).


Un joven de la especie anterior que aun seguía siendo alimentado por sus padres.


También vimos otro grupo de gorriones alpinos (Montifringillia nivalis, Snowfinch). Un adulto donde se puede apreciar el dibujo de su cola.


Y uno de los jóvenes en demanda de alimento.


Este rebeco estaba cerca de nuestro trayecto. Había 4 ejemplares.


Ya en la Horcadina se podían contemplar buitres leonados (Gyps fulvus, Griffon Vulture). En este lugar vimos dos machos de roquero rojo (Monticola saxatilis, Rock Thrush) pero demasiado lejos para la cámara.


Continuando hacia Horcados Rojos hay tres lagos, Lagos de Yoroza, que destacan por el color de sus aguas.


En la Vueltona nos detivimos un buen rato hasta que pudimos ver una pareja de treparriscos (Tichodroma muraria, Wallcreeper) pero no pararon un segundo para que les pudiese fotografiar.


Seguíamos ascendiendo y me llamó la atención esta lagartija serrana. A pesar de que era finales de julio quedaban muchos heleros y la subida a Tesorero estaba cerrada debido a la nieve.


El refugio de Cabaña Verónica que dejamos a nuestro paso.


La vista desde Horcados Rojos (2.056 m.) es impresionante. Se podía ver el mar detrás del Picu Urriellu (Naranjo de Bulnes 2.519 m.) a la izquierda de la imagen.


Una bonita mariposa montañesa azabache se posó a nuestros pies mientras comíamos en Horcados Rojos.


Los rebecos buscaban el frío de la nieve pues el día era soleado y sin viento. Me gustó ver que la mayoría de las hembras tenían las crías de este año a su lado.


Una curiosa chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus, Yellow-billed Chough) se acerco al grupo de personas que estábamos comiendo a ver que podía robar.


Después de descender y volver a la cafetería del Cable para tomar un refresco pude fotografiar a este trío de chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax, Red-billed Chough). Ya habíamos visto bastantes pero son mucho más esquivas que sus parientes las piquigualdas.


Desde el mirador, bueno cerca de él que tengo vértigo, pasaban bastantes buitres leonados (Gyps fulvus, Griffon Vulture).


Las chovas piquigualdas (Pyrrhocorax graculus, Yellow-billed Chough) andaban entre el público que estaba en la cafetería del Cable y que había subido hasta las montañas a disfrutar de las vistas.


Lo siento pero es que las veo muy poco.


Esta era especialmente descarada.


También los acentores alpinos (Prunella collaris, Alpine Accentor) estaban merodeando la zona en busca de alguna migaja.


En esta foto de archivo he subido un acentor común (Prunella modularis, Hedge Accentor) para que apreciéis las diferencias entre ambas especies. El común es sensiblemente inferior a parte de las diferencias en colorido.


Mas de los acentores alpinos (Prunella collaris, Alpine Accentor).


Y otra más.


Ya de regreso al Hotel pudimos ver varios roqueros rojos (Monticola saxatilis, Rock Thrush).


Y sin miedo alguno a nuestra presencia los acentores alpinos (Prunella collaris, Alpine Accentor) cogían larvas para cebar a sus crías.


Otro más.


Otro de los roqueros rojos (Monticola saxatilis, Rock Thrush) vistos.


Una foto de la parte de atrás del Hotel y a la izquierda la zona de estar y alojamiento.


Por la noche disfrutamos de las estrellas, a las que la máquina se negó a enfocar, y de las luciérnagas. Un paseo inolvidable con cantidad de estrellas fugaces.


Al día siguiente cuando bajábamos del Hotel a Espinama nos volvimos a parar en la fuente de las Portillas para tomar los últimos tragos de agua pura y las lavanderas cascadeñas (Motacilla cinerea, Grey Wagtail) estaban por los alrededores.


Y como cierre este otro ejemplar de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus, Lammergeier) que me imagino que sería el mismo que vimos el primer día por la falta de las plumas de la cola. Un subadulto de visita por el Parque que me imagino que había venido desde el Pirineo.




Espero que le guste este maravilloso lugar y que llegue a emparejarse con el que vimos por la mañana y vuelvan a criar los quebrantahuesos en el Parque Nacional Picos de Europa.

Hasta pronto.

lunes, 16 de septiembre de 2013

BIRDING Y TREKKING POR PICOS DE EUROPA DÍA 1. BIRDING AND TREKKING AT PICOS DE EUROPA. DAY 1.


Hola a tod@s.

Esta vez nos vamos al Parque Nacional Picos de Europa y más concrétamente al Macizo Central de este maravilloso lugar. A finales de Julio pasamos dos días y pudimos cumplir con los objetivos del viaje que era el avistamiento de aves alpinas incluso disfrutamos de dos quebrantahuesos. También el senderismo que realizamos fue inmejorable y con poca afluencia de público para las fechas en las que fuimos.

Este Parque tiene una extensión de 65.000 ha. y discurre entre Asturias, Cantabria y Castilla y León. El 20% de su totalidad está en Cantabria que es donde se desarrolla la acción de esta entrada. Al final he tenido que separar el relato en dos entradas pues he seleccionado más de 100 fotos.

Accedimos a él por el Desfiladero de la Hermida que es espectacular aunque el conductor debe prestar atención a la carretera pues de lo contrario puedes no llegar. 

Las previsiones meteorológicas eran favorable y además se cumplieron disfrutando de dos días de un sol inmejorable y una temperatura maravillosa.


Nada más salir de Potes ya se puede apreciar la magnitud del lugar al que nos dirigíamos.


Un detalle del mapa del Parque Nacional Picos de Europa.


Nuestro primer destino ya dentro de Parque fue ir al Hotel Aliva donde pasaríamos las dos noches que estuvimos haciendo senderismo y pajareando. Llegamos sobre el medio día y antes de dejar las maletas unos cuantos buitres leonados (Gyps fulvus, Griffon Vulture) estaban cicleando cerca del Hotel.


Otro buitre leonado (Gyps fulvus, Griffon Vulture) que pasó muy cerca nuestro.


Y el último para no cansaros en exceso.


En el mismo recinto del Hotel unos excursionistas estaban almorzando y como no es de extrañar las chovas piquigualdas (Pyrrhocorax graculus, Yellow-billed Chough) enseguida aparecieron y la gente les dió algo de comer que aceptaron de mil amores. 


Como podéis comprobar la mayoría de estas aves están anilladas y cuando se ve alguna que no lo está es por que son jóvenes del año. Nos comentaron en el Hotel que esa misma semana iba a ir un grupo de personas para realizar el marcaje de este año.


Para que la gente no se cansase decidí ir cuesta abajo desde el Hotel hasta el teleférico de Fuente dé o El Cable, que es como llaman allí al teleférico, y bajar nuevamente al Hotel Aliva (1.666 m. de altitud) a tomar una cena reparadora. Por las praderas alpinas podían verse bastantes collalbas grises (Oenanthe oenanthe, Northern Wheatear). En la foto un joven de esta especie.


También había bastantes grupos familiares de pardillos comunes (Carduelis cannabina, Linnet) que alimentaban a los jóvenes de este año.


Otro joven de collalba gris (Oenanthe oenanthe, Northern Wheatear).


Vista del restaurante y cafetería del Hotel Aliva con Peña Vieja (2.617 m.) detrás.


Algunas levantameriendas ya habían hecho acto de presencia y nos indican que los días se están acortando y que ya es hora de recoger la hierva y almacenarla en las tenadas para cuando llegue el invierno.


Aunque menos numerosas que las dos especies anteriores, los bisbitas alpinos (Anthus spinoletta, Water Pipit) también estaban atareadas alimentando a la prole.


Los cardos azules eran abundantes y muy bonitos o eso me parecen a mí. 


También habían florecido las clavelinas silvestres que tan buen aroma desprenden.


Aunque ya habíamos visto un alimoche común (Neophron percnopterus, Egyptian Vulture) sobrevolando Potes este fue el primero que pude fotografiar. Llevaba un buen trozo de carroña para su prole.


Otra más del individou anterior que nos entró por la espalda y no pude sacarle de frente. En este día vimos un total de 7 ejemplares.


Un joven de mirlo acuático (Cinclus cinclus, Dipper) en busca de alimento. Recuerdo que en este mismo riachuelo vi yo mi primer mirlo acuático en compañía de mi abuelo y un primo hace ya más años de los que quisiese.


Mientras que continuaba alimentándose por el riachuelo nos entretuvo un buen rato.


Cuando ya parecía que había comido lo suficiente se quedó posado en una roca cercana durante algún tiempo.


Y al llegar a la fuente cerca de Las Portillas pudimos observar como un grupo de verdecillos (Serinus serinus, European Serin) estaban bañándose y luego se ponían al sol para secarse.


Continuábamos viendo collalbas grises (Oenanthe oenanthe, Northern Wheatear) alimentando a sus bástagos. 


Lo  mismo hacían las lavanderas cascadeñas (Motacilla cinerea, Grey Wagtail).


En esta zona abundaban los colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros, Black Redstart).


Este macho de collaba gris (Oenanthe oenanthe, Northern Wheatear) estaba en plena muda. Fijaos que pocas plumas primarias tiene y a pesar de ello no parecía costarle capturar a los insectos.


Yo ya me había fijado en que en el suelo había un montón de huesos apilados y me extraño que estuvieran tan juntitos pero no le di la importancia que le debería haber dado y no saque ninguna foto. Al contemplar esta silueta en el cielo me di cuenta del porqué del montón. Un quebrantahuesos (Gypaetus barbatus, Lammergeier) subadulto estaba sobrevolando la zona por donde estábamos. Ya sabía que se habían reintroducido dos jóvenes el año anterior de los cuales uno había muerto. Este no era el juvenil que anda habitualmente por el Parque sino que se trataba de un ejemplar,probablemente, proveniente de los Pirineos.


Incluso nos sorprendió cuando dejo caer un hueso para que se fracturase contra algún sitio previamente seleccionado. Que pena que estuviese tan alejado para mi equipo fotográfico.


Un cuervo (Corvus corax, Common Raven) estaba a la entrada de Las Portillas que como su propio nombre indica se trata de una paso canadiense que impide que el ganado baje de las praderas alpinas a los campos de siega y a los cercanos invernales.


Por debajo justo de las portillas se encuentran los Invernales de Igüedri y da comienzo el bosque y prados de siega.


La senda hasta Fuente Dé cambia radicalmente de paisaje y flora pasando a un bosque en los que destacan por su tamaño hayas y robles. En la foto una orquídea salvaje piramidal.


El P.N. Picos de Europa es bien conocido también por la cantidad de mariposas que alberga pero fotografiarlas es otro cantar.


También es difícil hacer fotos a las aves que habitan en los bosques. En la foto un petirrojo (Erithacus rubecula, Robin).


Aunque muy difíciles de distinguir y por su tono casi blanco en la zona ventral me pareció que este agateador era norteño (Certhia familiaris, Eurasian Treecreeper) aunque dejo abierto el debate para los expertos en esta especie.


Las hayas estaban a rebosar de hayucos.


El paseo por el bosque era impresionante.


Y en algunos puntos te encontrabas con lirios silvestres.


Otra más de la senda que lleva a Fuente Dé.


Curruca capirotada macho (Sylvia atricapilla, Blackcap).


La pared de caliza que se alza en Fuenté Dé es sobrecogedora. En este punto tomamos El Cable que parte de una cota de 1.070 m. y asciende en vertical, o eso me parece a mí, hasta los 1.823 m. en tan solo 5 minutos. Para que no restéis 753 m. de desnivel sin ningún esfuerzo aparente.


En los merenderos del Cable había varias especies de aves entre los que pude fotografiar a esta hembra de pinzón vulgar (Fringilla coelebs, Common Chaffinch).


Vista de la base de El Cable desde el Mirador de Fuente Dé a los susodichos 1,823 m. Solo indicaros que este mirador tiene el suelo de rejilla y a mi siempre se me ha hecho imposible posarme, y nunca mejor dicho, en él.


Las vistas que se disfrutan desde el propio mirador son de escándalo. A la izquierda Peña vieja y la subida a Horcados Rojos que lo dejaré para la siguiente entrada.


Bueno, a lo que íbamos, al poco de comenzar una suave subida para ir al Hotel tuvimos la suerte de ver a este acentor alpino (Prunella collaris, Alpine Accentor).


Totalmente ajeno a nuestra presencia nos entretuvo bastante rato viendo como buscaba insectos y larvas entre el terreno.


Que descaro el susodicho acentor alpino (Prunella collaris, Alpine Accentor). Como estábamos cerca del Cable me imagino que están acostumbrados a las personas y que además los acentores en general son aves muy confiadas.


Y ni corto ni perezoso se tumbó a tomar el sol de la tarde ante nuestra perpleja mirada.


Entre las rocas había bastante variedad de flores. Me gustaron estas campanillas silvestres.


Un poco más adelante nos encontramos con un bando de unos 20 gorriones alpinos (Montifringilla nivalisSnowfinch). En la foto un adulto.


Las crías se quedaban quietas y esperaban a que los padres les diesen de comer.


Otro adulto en busca de alimento.


Y otro joven en espera del susodicho alimento.


El joven demandando comida.


Veo tan pocos gorriones alpinos (Montifringilla nivalisSnowfinch) que no me di cuenta de la cantidad de fotos que les tomé hasta que empece a ver cuales podían servir.


Progenitor y cría juntos.


Y ya la última de hoy del joven en espera de alimento pues la tarde iba cayendo y había que llenarse el buche para pasar la noche.


Continuamos camino hacia el hotel con asombrosas vista y contraluces.


Este buitre leonado (Gyps fulvus, Griffon Vulture) ya había encontrado su dormidero en un risco de la falda de Peña Vieja.


Y cuando íbamos a llegar al Collado de Juan Toribio tuvimos la gran suerte de contemplar el mar de nubes que subía desde Sotres y que tantas veces he visto en mi infancia. Al fondo el Pico Cortés.


Y para finalizar este rebeco que se ocultaba de nosotros entre la niebla. Llegamos al Hotel y nos tomamos unos refrescos antes de cenar e irnos a la cama.

Hasta la semana que viene que os cuento el resto del viaje en busca del trepariscos y la subida a Horcados Rojos para contemplar el Picu Urriellu mas conocido como el Naranjo de Bulnes.