ESCURSIONES GUIADAS DE BIRDING, GUIDED BIRDING TRIPS

COMUNIDADES MÁS FRECUENTADAS EN NUESTROS VIAJES, USUAL COMMUNITIES OF OUR TOURS:
ASTURIAS
CANTABRIA
ARAGON
CASTILLA-LA MANCHA
CASTILLA Y LEON
EXTREMADURA
MADRID

lunes, 28 de mayo de 2012

GUIDED BIRDING SIERRA DE GREDOS, CASTILLA Y LEON

GUIDED BIRDING SPAIN

Hola de nuevo, esta vez nos trasladamos al Parque Regional de la Sierra de Gredos en su vertiente norte, fría y poco arbolada. Además de la protección de Parque Regional, es también ZEPA. Está situado en la parte sur de la provincia de Ávila y consta de un total de 86.236 ha.

El recorrido realizado parte del pueblo de Hoyos del espino hasta el aparcamiento del club alpino. Desde este punto, hemos ascendido hasta la Laguna Grande, situada en un circo glaciar que es difícil de olvidar.

El día fue estupendo y no demasiado caluroso.

Como de costumbre, os muestro unas fotos de algunas de las aves avistadas.


En ruta hacia Gredos, se podían ver bastantes  busardos ratoneros.


En el desvío hacia la carretera que lleva al aparcamiento de La Plataforma, en el pueblo de Hoyo del Espino, hicimos una breve parada y pudimos ver a este milano real sobrevolando el pueblo.


También había algunos abejarucos comunes sobrevolando la zona aunque en este caso esta pareja tuvo el detalle de posarse en el tendido eléctrico para facilitar la toma. Me chocó la cantidad de cucos que vimos posados en los cables antes de llegar al citado pueblo.


Un precioso macho de pardillo común aunque la percha que eligió no es todo la bonita que a mi me hubiese gastado.


Antes siquiera de bajarnos de la furgoneta, este escribano montesino se acerco en busca de alimento. La sombra es la de la propia furgoneta.


Al poco rato de comenzar la ascensión, vimos como esta hembra, de la misma especie, andaba recogiendo material para su nido.


Enseguida capto nuestra atención el trino de este escribano hortelano. A pesar del ruido del río se le podía escuchar perfectamente.


Aunque de reptiles entiendo poco o casi nada, esta lagartija carpetana nos pareció de lo más decorativa y por eso me he atrevido a subirla.


Lo mismo he de decir de este lagarto verdinegro, magnífico.


Llegando al Prado de las Pozas, las alondras comunes nos deleitaban con sus vuelos de canto.


También en este mismo lugar pudimos ver a esta otra alondra común.


En el riachuelo que cruzamos para continuar con la subida hasta la Laguna Grande, nos encontramos con estos dos machos de lavandera boyera discutiendo por cuestiones de territorio.


Al final el vencedor, orgulloso, se quedó en su territorio.


Muchos ejemplares de escribano montesino nos entretuvieron con su presencia a lo largo de la jornada.


También eran abundantes las collalbas grises. En este caso se trata de un macho


Y esta su hembra o eso sospechamos pues estaban juntos.


Caramba, esto no me lo esperaba yo. Un ejemplar de segundo año de águila imperial ibérica que sobrevolaba nuestras cabezas a rumbo tendido. Los ejemplares que se ven de esta especie en Gredos son escasos y suelen provenir del valle del Tiétar y otras zonas de cría cercanas pues en nuestra ida observamos un adulto desde la furgoneta.


No se de donde vino este cuervo pero las intenciones eran claras, hostigar a esta águila imperial ibérica. Que carácter y empeño, pues el águila estaba solamente de paso y se fue tan rápido como vino.


No cesaba en su empeño de expulsar a tan majestuosa ave de su territorio de cría.


Ella, muy atenta, no perdía de vista al agresor.


Que valor. Al final el cuervo dio media vuelta y regresó triunfante y creo que un poco más orondo, si cabe, a su nido. 


Aun no recuperados del golpe de suerte anterior, boquiabiertos nos quedamos al ver a este quebrantahuesos de segundo año. Yo pensé para mis adentros, pues solo me salio el nombre de la especie, ¿Pero que hace un chico como tu en un lugar como este? Pues ya veis, en el mirador de la zona de los Barrerones y tan cerca nuestro que aun sigo sin creérmelo.


Como podéis ver nos hizo pasar un rato inolvidable pues remontó por encima mismo de nuestras cabezas.


Enseguida nos dimos cuenta que llevaba un transmisor ya que se puede ver la antena sobresaliendole.


Que pasada brother, que diaria alguien que yo conozco.


Al final, me he enterado que este individuo pertenece a un programa de reintroducción en la naturaleza de esta especie tan escasa y emblemática. Se llama Hortelano y ha nacido en el 2010. Desde este blog os damos la enhorabuena a las personas que hayáis intervenido en tan magnífica hazaña y a ti, Hortelano, te deseamos una larga vida. 


Aun no recuperados de tan grata aventura, este acentor común vino sin ningún tipo de tapujos y se posó a nuestros pies en busca de alimento. Alguien antes que nosotros había dejado unas migajas que el pajarillo las devoró en un instante.


Buitre negro también a tiro de foto. Todo un lujo.


Mas normalito es este pardillo común estaba casi llegando a la Laguna Grande.


Un bisbita alpino.


Una pareja de perdices rojas. Una de ellas difícil de localizar debajo del ave recortada (que no me atrevo a aventurar de quien se trata ) un poco a la izquierda.


Bonito macho de roquero solitario.


Ya en los alrededores de la laguna, era campo de colirrojo tizón. En este caso un macho.


Muy cerca de él, su hembra.


Otro ejemplar de bisbita alpino.


Una pareja de chovas piquirojas.


Una hembra de roquero rojo. Por más que miramos, no fuimos capaces de encontrar al macho.


Otro macho ce collalba gris.


 Otro ejemplar de alondra común.


Un impresionante macho de cabra nontés comiendo a papos llenos.


Un macho de escribano hortelano.


Ya de regreso a Madrid, hicimos un alto en el camino para ver aves de bosque y vimos a este herrerillo capuchino.


Un mito.


Un macho de pizón vulgar.


Y sobrevolándonos este ejemplar de águila calzada fase clara.

En resumen un día inolvidable y con más suerte de la que era de esperar.

Hasta pronto.

lunes, 21 de mayo de 2012

GUIDED BIRDING MADRID, VALLE DE LOZOYA


Hola a todos de nuevo. 

En esta ocasión os quiero mostrar las aves que he podido observar en el Parque Natural de Peñalara y en el Valle del Lozoya, ambos lugares en la sierra de Guadarrama en la Comunidad de Madrid.

El parque Natural de Peñalara lo constituye unas 800 ha en el que se encuentran varias lagunas glaciares y alcanza una altitud de 2430 m. En él se pueden encontrar aves de montaña así como gran variedad de rapaces. También son destacables las aves de bosque que tanto abundan entre los pinos silvestres.

El Valle del Lozoya goza de la protección de una ZEPA de 7.800 ha. Destaca la colonia de buitres negros  que se asienta en los pinos del valle y que se puede apreciar desde el mirador de Los Robledos junto con otras aves rapaces que se mueven por el valle.


Justo antes de entrar en el Centro de Visitantes del Parque Natural de Peñalara, nos encontramos con esta lavandera blanca.


Subiendo hacia la Laguna de Peñalara, lo primero que vimos fue a este herrerillo capuchino que no cesaba en su búsqueda de alimento entre los pinos del borde del camino.


Muchísimos carboneros garrapinos vimos durante todo el día.


También vimos más buitres negros de los que yo hubiese imaginado.


Esta fue la primer pareja que vimos ya muy cerca de la Laguna.


Un macho de tarabilla común cantaba incesantemente a nuestro paso.


Un acentor común nos observaba detenidamente a nuestro paso.


Ya en las inmediaciones de la laguna nos encontramos con varios escribanos montesinos.


Un bonito ejemplar de bisbita alpino.


Otro ejemplar de acentor común.


Una hembra de colirojo tizón.


También vimos varios bandos de pardillo común, en este caso se trata de un bonito macho.


Varias parejas de collalba gris se atiborraban a insectos a nuestro paso hacia la Laguna en busca de los roqueros rojos y solitarios. En este caso se trata de una hembra. Como era de esperar, había bastantes excursionistas que no cesaban de gritar y creo que influyo para que a estas dos especies no las viésemos.


Un macho de collalba gris.


Vimos varias parejas de cuervos. Esto es lo mejor que os puedo ofrecer de tales encuentros.


Un macho de verderón serrano.


Desde el mirador de Los Robledos pudimos observar como estos tres buitres negros alzaban el vuelo ayudados por una térmica.


En los robles melojos cercanos al mirador, este macho de pinzón común no cesaba de cantar.


Otro carbonero garrapinos.


Aunque bastantes huidizos, este arrendajo se detuvo lo suficiente para poder sacarle esta foto.


En los chopos del parking del mirador pudimos observar a este mosquitero papialbo. Revoloteaba, cogía un insecto y volvía a posarse en las ramas en espera de una nueva presa.



Una pareja de halcones peregrinos. La hembra con una presa en sus garras. Se aprecia la diferencia de tamaño entre la pareja, el macho más pequeño que la hembra.


Ya en el Paular, en el puente Del Perdón, disfrutamos con la presencia de este trepador azul que estuvo durante bastante tiempo buscando invertebrados muy cerca nuestro.


Lo mismo nos ocurrió con este herrerillo común.


Desde el puente pudimos localizar a este macho de lavandera cascadeña.


Aunque lo habíamos escuchado en varias ocasiones, este fue el único cuco común que se puso a tiro de cámara.


Un petirrojo europeo nos observa curiosamente a nuestro paso.


Milano real.


Curruca mosquitera.


Un bonito ejemplar de mito.


Macho de papamoscas cerrojillo subespecie iberiae.


Escribano soteño.


Ya de regreso a Madrid Capital, tomamos la carretera que pasa por el puerto de La Morcuera y nos detuvimos en el alberque cerca de la cima del puerto. Paseando por los alrededores vimos a este agataedor común.


Otra collalba gris macho.


Un ejemplar de halcón peregrino de primer año.


Buitres negros discutiendo en vuelo mientras un tercero los observa.


También vimos muchos buitres leonados, aunque menos que negros.


Este trepador azul no paraba de llevarle a su hembra material para el revestimiento de su nido.


Otro macho de escribano montesino.


Una bisbita campestre.


Otro bonito ejemplar de buitre negro.


Y para finalizar, esta águila real de primer año que a pesar de su distancia nos deleito con un bonito picado.

Pues esto fue todo lo que dio de si la jornada. Como bien sabéis, el pajareo es distinto cada día que se sale a la naturaleza.

Hasta la próxima entrada.