ESCURSIONES GUIADAS DE BIRDING, GUIDED BIRDING TRIPS

COMUNIDADES MÁS FRECUENTADAS EN NUESTROS VIAJES, USUAL COMMUNITIES OF OUR TOURS:
ASTURIAS
CANTABRIA
ARAGON
CASTILLA-LA MANCHA
CASTILLA Y LEON
EXTREMADURA
MADRID

domingo, 29 de enero de 2012

GAVILAN COMUN MACHO INTENTA CAZAR GORRIONES COMUNES

Guided trips Spain

Hola a tod@s otra vez. En esta ocasión os voy a describir un echo que en mi larga vida como ornitólogo no he tenido la suerte de ver. Esta observación del ataque de un Gavilán macho a unos Gorriones Comunes sucedió en el río Jarama en Madrid.

Todas las mañanas que puedo paseo con mi perro (bueno el de mi hija Pati) por diferentes partes de la Comunidad de Madrid y que tienen un interés ornitológico para que el paseo, a primera hora de la mañana, resulte más llevadero. Como acompañantes llevo al susodicho perro, un pitbull de nombre Mickey y que hemos adoptado hace ya 4 años, y mi cámara de fotos. Las temperaturas en invierno mejor ni recordarlas.

Bueno a lo que vamos, en el paseo del jueves pasado por el mencionado lugar y con una helada de órdago intentaba mantener la temperatura corporal a buen ritmo de marcha cuando de repente veo una bandada de Gorriones Comunes volar precipitadamente en todas direcciones. Saco las manos de los bolsillos pues a esa distancia pensé que podría haber algún Gorrión Molinero y compruebo con la cámara que no, que solo eran Comunes.

De repente, por el rabillo del ojo me llama la atención algo que se mueve alrededor de una torre que parece una antigua construcción para albergar algo eléctrico. Despejo mi mente embotada por el frío y alcanzo a ver que se trata de una rapaz. Empiezo a disparar la cámara y cuando alcanzo a calmarme me atrevo a acercarme silbando, por aquello de jugar al despiste y lanzo otra andanada de fotos. Aun estaba yo lejos del objetivo que se había posado en una de las ramas que asomaban de la susodicha construcción. Si quería un buen reportaje fotográfico que no diese lugar a dudas tenia que arriesgar a acercarme un poquito más.


Pareja de Gorriones comunes que habían escapado de las garras de la rapaz.


Ya con los riesgos del acercamiento asumidos y mi corazón a tope, descubrí este maravilloso macho de Gavilán Común. El frío ya se había convertido en historia y yo me quede cual estatua para ver que ocurría.


El Gavilán continuaba escudriñando los interiores de la torre sin prestarme ningún tipo de atención.


Después de unos minutos, que ami se me hicieron segundos, veo que intenta engañar a los aterrorizados gorriones que estaban refugiados en el interior. 


La táctica que empleó en este ataque demuestra que es un macho experimentado. Primero desaparece de la vista de sus posibles presas con el objeto de ver si piensan que ha desistido del ataque y algún precipitado sale disparado en busca de mejor refugio.


La astuta rapaz remonta el vuelo a una velocidad y con un dominio dignos de admiración a ver si alguno había caído en su trampa.


Garras en ristre y preparadas para atrapar a lo que intentase huir.


Se apoya en una rama aun preparado para ver si conseguía sacar a una futura víctima que se hubiese movido en todo el ataque. Pero la verdad sea dicha, no hay que menospreciar a los Gorriones Comunes que en este caso demuestran que también ellos son supervivientes natos.


No contento con los resultados obtenidos y con un agujero en el estomago, el Gavilán decide que será mejor meterse en el agujero pase lo que pase.


Desilusionado por el fracaso, emerge del agujero hasta con las plumas de la nuca descolocadas. A mi me temblaba todo el cuerpo por la tensión de lo que estaba viviendo y tan de cerca. Me imagino que debía tener un hambre canina pues en todo el tiempo no me miró ni un solo instante y desde luego yo no soy invisible.


El animalillo con su orgullo por los suelos decide tomarse un descanso y meditar cual va a ser su próximo paso. Yo, me percato de que Mickey ha desaparecido y comienzo a llamarle pues un pitbul suelto no es cosa que deba tomarse en broma pues el que pueda encontrárselo no sabe que es un alma de caniche encerrada en un cuerpo muy grande y con unas fauces que aún después de cuatro años siguen impresionándome, pero esa es otra historia. Todo esto viene a colación porque durante unos instantes perdí de escena la cacería.


Después de un rato esperando a ver si el Gavilán se había metido o había decidido irse por mis llamadas y silbidos al can, que enseguida llego con la lengua fuera, me quedé de piedra al ver que una Urraca se posaba donde hacia un breve espacio de tiempo se había desarrollado al acción. A todo esto yo me había acercado aun más a la torre pensando que el ave había ido a probar suerte a otro sitio. Al ver a ésta tan interesada, retrocedo unos pasos y me preparo para ver que ocurría a continuación.


Su mirada al interior me indica que el Gavilán aun continuaba en el interior intentando cazar.


Como era de esperar la Urraca pide refuerzos y enseguida llega su pareja. ¡Que nervios!.


Cuando menos me lo esperaba, reaparece el Gavilán y se posa en e una de las ramas y nos observa a nosotros. La cacería no había tenido éxito y allí estaba descansando después del esfuerzo.


Al surgir el depredador del pozo, las Urracas se retiran respetuosamente a unos metros de él y se posan en la encina más cercana para ver si podían aprovechar la oportunidad de rapiñarle algo. Su gozo en un pozo pues el pobre no consiguió su objetivo y no había nada por lo que luchar..


Como parecía que nos habían presentado, pues el ave ignoraba mi presencia, nos pasamos un buen rato observándonos pero sin entender nada, por lo menos por mi parte pues siempre que he visto Gavilanes ha sido de forma fugaz y sin este descaro.


Al final, como estaba previsto, decide continuar con sus cacerías en otro lugar y se dirige directamente a ocultarse en el bosque de la rivera.


Hasta siempre mi casi amigo Gavilán Común y que tengas mejor suerte en futuras cacerías.

Espero que con este relato os pueda transmitir un poquito de lo que sentí en este día inolvidable para mi.

Saludos,

Luis Sitges

miércoles, 25 de enero de 2012

BIRDING SEGOVIA, HOCES DEL RIO RIAZA EN MONTEJO DE LA VEGA.

http://www.birdingtrekkingandnature.com/

Hola a tod@s, esta vez el viaje es al Parque Natural de las Hoces del río Riaza en el pueblo de Montejo de la Vega, provincia de Segovia. En él se encuentra enclavado el Refugio de Rapaces de WWW/Adena. También hacer mención a su promotor D. Félix Rodríguez de la Fuente. 

Una de la mayores concentraciones de Buitre Leonado de Europa. En cuanto al censo de buitres hay mucha disparidad de cifras y solo comentaros que en el censo realizado por el Fondo para el Refugio en noviembre de 2010 arrojo la nada despreciable cita de 765 ejemplares al amanecer.

También destaca por albergar una nutrida variedad de aves rupícolas y las asociadas con estepas y riberas.

Después de estos comentarios os describo mi visita que fue magnifica. Además de los cientos de buitres avistados, también pude observar halcón peregrino, un macho del esquivo roquero solitario, chovas piquirojas y un largo etcétera de los que a algunos pude fotografiar. Otros muchos fueron vistos u oidos pero sin la suerte de capturarlos con el equipo fotográfico.

En resumen, un día inolvidable y sorprendente que recomiendo a todos los amantes de la naturaleza en general y no solo de las aves en particular.


Garza Real. Casi no había comenzado la excursión y en el río Riaza, dentro del jardín del Centro de visitantes allí estaba esta bonita Garza Real. 


El día empezó con niebla y luego pasó a nublado. Enseguida pude ver a este hermoso ejemplar de Cuervo.


Me sorprendió la cantidad de Mirlos Comunes que pude ver en las inmediaciones del pueblo y sobre todo el que no se asustaran como es común a no ser en parques y jardines.


Al poco rato pude observar a este Bustardo Ratonero oteando en busca de presas. Aún hacía mucho frío y no había mucho movimiento de animalillos.


A esas horas lo que más se veían eran Fringílidos y este Pito Real buscando insectos en los troncos.


Escribano Montesino macho. Aun no había podido el sol con la niebla.


Zorzal Común.


Cogujada Montesina.


Un bonito macho de Pico Picapinos.


Hembra de Escribano Montesino.


Ya con sol y de camino al Refugio, mi gran sorpresa fue ver y poder fotografiar a este macho de Roquero Solitario. Al principio y dada la distancia pensé que era un mirlo pero al mirar con los prismáticos me lleve esta más que grata sorpresa.


El avistamiento fue corto pero intenso. Que maravilla de ave y que pena la distancia a la que estaba pero yo ya me di por satisfecho si no veía más cosas interesantes este día.


El mimetismo del Agareador Común es increíble y si no para muestra un botón. Este pajarillo anda siempre en busca de insectos por los troncos de los árboles y es difícil de localizar. Yo siempre me doy cuenta por su canto y es cuestión de mirar y esperar, con mucha paciencia, a que realice un movimiento para poder localizarlo.


Esta es una ampliación de la foto anterior donde se puede apreciar el invisible Agateador Común. Si retrocedéis podéis comprobar que allí estaba. Aun así cuesta bastante ver a Wally.


Pero hasta entonces y dada la tardanza en salir el sol, los protagonistas de la película, EL BUITRE LEONADO aun casi no habían aparecido. Yo pensaba para mis adentros que unos crían la fama y otros cardan la lana. Que equivocado estaba pues cuando acabo el día si cerraba los ojos continuaba viéndoles.


Es increíble que un ave de una envergadura cercana a los 3 metros pueda posarse en sitios como este.


Ya en el refugio de WWW/Adena me di cuenta enseguida que los Buitres Leonados andaban ya muy encelados. No paraban de discutir por los mejores lugares para el anidamiento. 


También se podían observar los vuelos paralelos típicos de la fase reproductora de estas extraordinarias aves.


Un precioso macho va en busca de paja para acabar de revestir su nido antes de la puesta.


Se pasa un rato seleccionando lo que le parece mas idóneo para su nido.


Y regresa junto a su pareja.


Ella muy agradecida le invita a copular y así dar el primer paso para lo que será una nueva vida.


Aunque es temprano, ya hay muchas parejas incubando. Solo ponen un huevo que incuban por espacio de 58 días, uno de los períodos mas largos de incubación del reino alado, y por ello cuando nazcan los pollos ya no hará tanto frío. Ambos progenitores se encargan de la incubación y posterior alimentación del polluelo que hasta junio o julio no dará sus primeros vuelos.


Justo debajo de ellos y por el ruido que oigo, retiro mis ojos de los prismáticos y me encuentro con este inesperado rebaño de Corzos, los duendes de los bosques. En total eran 7 hembra y un macho aun con correal que salían despavoridos del recinto vallado que está justo debajo del Refugio. No tenían donde esconderse y pasar desapercibidos.


Lo que más me extrañó fue que no había mucha vegetación por los alrededores y ver tantos juntos.


Hembra de gavilán. 


Como estabamos solos y la caseta del Refugio cerrada el silencio era increíble y se podía oír perfectamente cuando un Buitre te sobrevolaba.


Ya de regreso a Montejo de la Vega pude observar a otro tipo de aves como este simpático Petirrojo.


Macho de Colirrojo Tizón en fuga.


Lavandera Cascadeña.


Mito.


Macho de Jilguero.


Herrerillo Común.


Milano Real


Acto seguido comí un poco y me fui hacia la presa del Embalse de Linares para ver la segunda parte del recorrido. En cuanto aparqué en el sitio habilitado, me empezaron a pasar Buitres Leonados a muy corta distancia en dirección de los acantilados. El parking queda un poco alejado de este lado de las hoces.


El espectáculo que presencié por la cantidad de Buitres Leonados sobrevolándome no lo olvidaré jamás.


Ya a eso de las 5 de la tarde, comenzaban a posarse en nutridos bandos.


A esas horas las Chovas Piquirrojas comenzaban a dirigirse en grandes bandos a sus lugares de reposo con gran algarabía.


En algunos sitios retirados una pareja de Buitre Leonados está preparándose para perpetuar la especie.


También las Grajillas buscaban cobijo entre las rocas.

Espero que os guste este reportaje que como os dije al principio fueron más las especies vistas que las subidas a este blog y menos que las fotografiadas.

Hasta el próximo con saludos para tod@s,

Luis Sitges